El museo de sitio

El hallazgo fortuito de la Coatlicue y la Piedra del Sol en 1790 debido a la construcción de unas atarjeas y nivelación del piso de la Plaza Mayor ordenadas por el virrey Revillagigedo, marcan el inicio de la arqueología oficial mexicana. Aunado al Calendario Azteca, la Piedra de Tízoc, Coyolxauhqui y recientemente en octubre del 2006, el hallazgo del monolito que representa a la diosa Tlaltecuhtli frente al Templo Mayor, son una muestra representativa del arte monumental mexica que en los últimos 200 años se han venido descubriendo en el corazón de la ciudad de México.

La creación en 1991 del Programa de Arqueología Urbana (PAU) del Museo del Templo Mayor, cuya encomienda es la investigación y protección del patrimonio arqueológico que se encuentra asociado al perímetro que en la época prehispánica comprendió el recinto sagrado de Tenochtitlan, ha generado más de una treintena de intervenciones arqueológicas en el área y ha realizado hallazgos sorprendentes como los ocurridos entre los meses de noviembre de 2006 a diciembre de 2008, en la ampliación del Centro Cultural de España en México (CCEMx).

El CCEMx fue inaugurado en 2002 por SS.MM. los Reyes de España y el entonces Presidente de México, Vicente Fox Quesada, tras la intervención arquitectónica de una casona del siglo XVIII situada en el predio de Guatemala No. 18, cedida en comodato por el Gobierno del Distrito Federal. El arranque del proyecto del CCEMx fue resultado del estrecho esfuerzo de colaboración mantenido con las instituciones mexicanas: Gobierno del Distrito Federal (GDF), Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) e Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Este proyecto, que se enmarca como parte integral del programa de revitalización del Centro Histórico de la Ciudad de México, reacondicionó la calle Guatemala, entrada al Centro, como vía de uso peatonal.

Tras el acto de colocación de la primera piedra a cargo del Presidente del Gobierno Español, José Luis Rodríguez Zapatero y del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, realizado en julio de 2007, se comenzó la segunda etapa constructiva del CCEMx, ubicado en el predio de la calle Donceles No. 97, cedido de igual manera en comodato por el Gobierno del Distrito Federal.

La intervención del PAU en dicho inmueble se debió a los trabajos de excavación requeridos por el proyecto de construcción de un nuevo edificio que fue diseñado para contar con auditorio, salones de usos múltiples, oficinas, aulas para seminarios y talleres.

De esa manera, la generosa colaboración del Centro Cultural de España en México y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, permitieron que el pasado y el presente, se unan en esta magna obra de la ingeniería mexicana con la afortunada preservación de los restos de un edificio mexica que posiblemente formó parte del Calmécac, lugar en el que se educaba a los hijos de los nobles o pipiltin y que se hallaba ubicado dentro del recinto sagrado de Tenochtitlan. Bienvenidos pues, y que disfruten de los resultados del trabajo de diversos especialistas en arqueología, restauración, museógrafos, diseñadores gráficos, ingenieros, arquitectos y obreros, cuyos esfuerzos se ven cristalizados en la preservación de los restos del aposento prehispánico y en los objetos arqueológicos que se muestran en esta exposición.

Tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>