_Archivo_FemLab

_FemLab 2020-2021: un laboratorio de encuentros entre mujeres a través de la música electrónica

¿Por qué es importante contar con espacios de producción en los que las protagonistas sean exclusivamente mujeres? 

Históricamente, la música ha estado dominada por figuras y discursos masculinos, desequilibrios similares al de otras disciplinas y profesiones artísticas. A pesar de que las mujeres han sido pioneras en la música electrónica -con figuras como Clara Rockmore, Delia Derbyshire, Daphne Oram o Eliane Radigue-, su trabajo sigue excluido en esta escena.

La música electrónica es un espacio donde continúan existiendo carreras tradicionalmente masculinizadas como el uso de tecnologías o la composición musical. En cuanto al ámbito de la producción y las presentaciones en vivo, el estudio Facts, realizado por la organización female:pressure en 44 países, muestra que la participación de las mujeres es de un 25% en los festivales de música electrónica, con realidades distintas en cada región. Su participación es mayor en países europeos como Alemania, Austria y Suecia, mientras que en México el desbalance es más profundo: es el país latinoamericano con más eventos de música electrónica, pero entre los más bajos en participación de mujeres en el continente. La situación se extiende a otras profesiones de la industria de la música, como la ingeniería de audio, el periodismo musical, la curaduría o la docencia.

Sin embargo, los números también muestran que esta realidad está cambiando: el porcentaje de actos de mujeres presentados en festivales de música electrónica en México se ha elevado de un 6.8% a un 15.2% en cuatro años (2015-2019). Asimismo, los porcentajes en España han pasado del 12.4% al 35.6% en el mismo periodo.

A continuación, presentamos la bitácora de FemLab: un archivo digital que representa el talento de las mujeres artistas de México y Europa y un repositorio de herramientas útil para futuras generaciones de creadoras.

FemLab es un proyecto del CCEMx en colaboración con las embajadas de los países participantes, Casa del Lago UNAM y con el apoyo de EUNIC, una red compuesta por organizaciones culturales de los Estados Miembros de la Unión Europea (UE) que opera en más de 90 países de todo el mundo con más de 120 clusters. El CCEMx y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) forman parte de esta red internacional que tiene por objetivo mejorar y promover la diversidad cultural, el entendimiento entre las sociedades europeas, así como fortalecer el diálogo internacional y la cooperación con países fuera de Europa.

_FemLab_01

La mexicana Sarmen Almond y la italiana Martina Bertoni, dos creadoras electroacústicas ubicadas en Ciudad de México y Berlín respectivamente, comparten un par de ángulos en su acercamiento a la música y los dispositivos: ambas juegan con una rica paleta de sonidos acústicos, la primera presentando un violonchelo como su principal sintetizador y la segunda, una exploradora de la voz que exterioriza y expande sus narrativas a través de la composición y la interpretación en directo.

Sarmen Almond, imagen cortesía de la artista.

Almond y Bertoni involucran en su proceso creativo ciertos efectos electrónicos como lo son el chorus, los delays, la octavación, las reverberaciones o los estiramientos de tiempo, y ambas evitan los loops como herramienta de composición; Almond y Bertoni también coinciden en su interés por elementos musicales no convencionales como el ruido, los momentos de una sola nota, lo impredecible de ciertos fenómenos sonoros, etc.

Martina Bertoni, imagen cortesía de la artista

_Concierto: Sarmen Almond

El set de improvisación vocal y electrónica que presentó Sarmen Almond enfatizó sobre las posibilidades del cuerpo como instrumento. De acuerdo a sus palabras decidió arrancar con algo muy sencillo, un sonido vocal profundo de gran densidad y opacidad, dejando patente que el silencio voluntario e involuntario causado por el aislamiento ha llegado a un límite y necesita romperse. Para ello se sirvió de MAX/MPS y Ableton Live como softwares, añadiendo efectos que alteraban su voz con un pedal TC-Helicon. Además, también utilizó VSTs para crear sonidos ambientales con el fin de trabajar armonías que dieran libertad a la improvisación melódica y rítmica.

_Concierto: Martina Bertoni

El directo de la artista italiana se basó en el violonchelo encadenado a pedales de efectos y sonidos controlados con Ableton Live. Bertoni comparte: “mi cadena de pedales está estructurada de la siguiente manera: delay / tremolo / delay granular / loop / reverb. El violonchelo es capturado por una doble señal (micrófono de contacto + micrófono ambiental) que se divide y se enruta.” El diálogo entre esos elementos funciona como un borrador que en ocasiones origina algo diferente a lo esperado. Bertoni concibe su interpretación como una estructura flexible que fluctúa según las circunstancias del entorno y las energías involucradas, donde el violonchelo ejerce una voz decisiva que va ordenando al resto de los sonidos.

También puedes disfrutar del concierto en el entorno virtual de Casa del Lago AQUÍ

_Taller: Mutant Voices LaborOratorio Online, por Sarmen Almond

La clase magistral de Almond se desenvolvió entre seminario y potentes intervenciones de su voz como intérprete de conceptos, sensaciones y elaboraciones estéticas. Compartió el camino para encontrar su voz propia, o más precisamente, sus “voces”. En su arte, la voz es un poderoso instrumento técnico que transmite emociones usando el cuerpo físico como habilitador. Pudimos ser testigos de cómo su “voz pensante” muta adoptando formas sonoras que responden a lo inesperado del momento presente.

Almond refiere a autores que trascendieron tradiciones ya incorporados a la academia como el bel canto para explorar las cualidades psicosomáticas y culturales de la voz humana. Entre sus influencias menciona al profesor de canto Alfred Wolfsohn, que padecía alucinaciones auditivas (escuchaba soldados gritando como resultado de su trauma de posguerra) y se trató a sí mismo con psicoanálisis y la exploración de su propia voz. También buscó reproducir con un piano los sonidos que estaba escuchando y luego comenzó a enseñar la técnica vocal como proceso terapéutico. Su alumno más conocido, Roy Hart, desarrolló un método para la experimentación teatral con la voz, de tal forma que uno pudiera cruzar las convenciones sin lastimarse. 

Sarmen Almond durante su concierto para FemLab_01

Almond también menciona los legados de Jerzy Grotowski, Laurie Anderson, Meredith Monk, Demetrio Stratos, Peter Maxwell Davis, Luciano Berio, Cathy Berberian, John Cage, Trevor Wishart, Phil Minton, Fátima Miranda y la obra “Pierrot Lunaire” de Arnold Schoenberg.

Sarmen afirma que su prioridad antes que cantar o producir es tener algo claro e interesante para exteriorizar, y su voz crea escenarios imaginarios junto con efectos como reverberaciones “reverb” y retrasos “delay” aplicados a través de un pedal TC Helicon, un controlador Korg y procesamiento de sonido en los DAWs Max MSP y Reason Propellerhead.

_Taller: Repensando los instrumentos acústicos en la producción de música electrónica, por Martina Bertoni.

Navegar los límites de lo posible, a menudo traspasar las fronteras para encontrar nuevas formas de escapar al confinamiento. Descubrir al ruido como el arma más poderosa: un elemento sorpresa. Bertoni es una artista que vive la interpretación o la escucha en directo como un momento espiritual compartido. 

Su relato de desvinculación y resignificación de tradiciones que liberó su práctica musical nos refirió a las conservadoras formas académicas de tocar el violonchelo, a las antiguas estructuras folclóricas, a las prácticas de improvisación del jazz, a las propuestas conceptuales de Dada y Fluxus (especialmente John Cage y las colaboraciones entre Charlotte Moorman y Nam June Paik). 

Martina Bertoni durante su concierto en FemLab_01

Entre sus influencias mencionó el disco “World of Echo” de Arthur Russell, al violinista y compositor Alexander Bălănescu, al violonchelista Erick Friedlander y a la banda de electrónica industrial Einstürzende Neubauten por su uso del ruido como elemento musical.

Bertoni aprendió a producir observando al personal de los estudios que solía visitar cuando era contratada como chelista de sesión, e incorporando las herramientas electrónicas a su quehacer musical logró romper las prácticas aprendidas y tocar con el carácter emocional del violonchelo como instrumentista en bandas de rock y otros experimentos.

Sus herramientas de procesamiento favoritas al crear sonidos incluyen reverberaciones “reverb”, retardos “delay”, trémolos, sintetizadores granulares y estiramiento de tiempo, mientras que deja loops solo para presentaciones en vivo.

_Panel: Corporalidad e intercambios sensibles vía encuentros telemáticos, panel con Sarmen Almond, Martina Bertoni y Lena Ortega como moderadora

Con referencia al confinamiento y la suspensión de encuentros colectivos, de conciertos y clases, el intercambio de la moderadora Lena Ortega con las artistas comisionadas buscó exponer las formas ser de la corporeidad en los procesos creativos, así como repasar los desafíos presentados por los medios telemáticos como interfaces para la interacción a distancia. Expandir el cuerpo orgánico a través de la tecnología y apuntar hacia la empatía y la conformación de comunidades sostenibles a través de las artes, fueron dos de las líneas de pensamiento en esta conversación.

_None, por Sarmen Almond y Martina Bertoni

Una exploración conjunta producida a distancia, un diálogo entre instrumentos de cuerdas y atmósferas sonoras que cobijan a los pulsos orgánicos con los que las artistas nos invitan a conectar con sentimientos de nostalgia y anhelo. La entrega de Sarmen Almond y Martina Bertoni fluctúa con maestría entre la sutileza y la fuerza de ambas intérpretes.