_Archivo_FemLab

_FemLab 2020-2021: un laboratorio de encuentros entre mujeres a través de la música electrónica

¿Por qué es importante contar con espacios de producción en los que las protagonistas sean exclusivamente mujeres? 

Históricamente, la música ha estado dominada por figuras y discursos masculinos, desequilibrios similares al de otras disciplinas y profesiones artísticas. A pesar de que las mujeres han sido pioneras en la música electrónica -con figuras como Clara Rockmore, Delia Derbyshire, Daphne Oram o Eliane Radigue-, su trabajo sigue excluido en esta escena.

La música electrónica es un espacio donde continúan existiendo carreras tradicionalmente masculinizadas como el uso de tecnologías o la composición musical. En cuanto al ámbito de la producción y las presentaciones en vivo, el estudio Facts, realizado por la organización female:pressure en 44 países, muestra que la participación de las mujeres es de un 25% en los festivales de música electrónica, con realidades distintas en cada región. Su participación es mayor en países europeos como Alemania, Austria y Suecia, mientras que en México el desbalance es más profundo: es el país latinoamericano con más eventos de música electrónica, pero entre los más bajos en participación de mujeres en el continente. La situación se extiende a otras profesiones de la industria de la música, como la ingeniería de audio, el periodismo musical, la curaduría o la docencia.

Sin embargo, los números también muestran que esta realidad está cambiando: el porcentaje de actos de mujeres presentados en festivales de música electrónica en México se ha elevado de un 6.8% a un 15.2% en cuatro años (2015-2019). Asimismo, los porcentajes en España han pasado del 12.4% al 35.6% en el mismo periodo.

A continuación, presentamos la bitácora de FemLab: un archivo digital que representa el talento de las mujeres artistas de México y Europa y un repositorio de herramientas útil para futuras generaciones de creadoras.

FemLab es un proyecto del CCEMx en colaboración con las embajadas de los países participantes, Casa del Lago UNAM y con el apoyo de EUNIC, una red compuesta por organizaciones culturales de los Estados Miembros de la Unión Europea (UE) que opera en más de 90 países de todo el mundo con más de 120 clusters. El CCEMx y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) forman parte de esta red internacional que tiene por objetivo mejorar y promover la diversidad cultural, el entendimiento entre las sociedades europeas, así como fortalecer el diálogo internacional y la cooperación con países fuera de Europa.

_FemLab_01

La mexicana Sarmen Almond y la italiana Martina Bertoni, dos creadoras electroacústicas ubicadas en Ciudad de México y Berlín respectivamente, comparten un par de ángulos en su acercamiento a la música y los dispositivos: ambas juegan con una rica paleta de sonidos acústicos, la primera presentando un violonchelo como su principal sintetizador y la segunda, una exploradora de la voz que exterioriza y expande sus narrativas a través de la composición y la interpretación en directo.

Sarmen Almond, imagen cortesía de la artista.

Almond y Bertoni involucran en su proceso creativo ciertos efectos electrónicos como lo son el chorus, los delays, la octavación, las reverberaciones o los estiramientos de tiempo, y ambas evitan los loops como herramienta de composición; Almond y Bertoni también coinciden en su interés por elementos musicales no convencionales como el ruido, los momentos de una sola nota, lo impredecible de ciertos fenómenos sonoros, etcétera.

Martina Bertoni, imagen cortesía de la artista

_Concierto: Sarmen Almond

El set de improvisación vocal y electrónica que presentó Sarmen Almond enfatizó sobre las posibilidades del cuerpo como instrumento. De acuerdo a sus palabras decidió arrancar con algo muy sencillo, un sonido vocal profundo de gran densidad y opacidad, dejando patente que el silencio voluntario e involuntario causado por el aislamiento ha llegado a un límite y necesita romperse. Para ello se sirvió de MAX/MPS y Ableton Live como softwares, añadiendo efectos que alteraban su voz con un pedal TC-Helicon. Además, también utilizó VSTs para crear sonidos ambientales con el fin de trabajar armonías que dieran libertad a la improvisación melódica y rítmica.

_Concierto: Martina Bertoni

El directo de la artista italiana se basó en el violonchelo encadenado a pedales de efectos y sonidos controlados con Ableton Live. Bertoni comparte: “mi cadena de pedales está estructurada de la siguiente manera: delay / tremolo / delay granular / loop / reverb. El violonchelo es capturado por una doble señal (micrófono de contacto + micrófono ambiental) que se divide y se enruta.” El diálogo entre esos elementos funciona como un borrador que en ocasiones origina algo diferente a lo esperado. Bertoni concibe su interpretación como una estructura flexible que fluctúa según las circunstancias del entorno y las energías involucradas, donde el violonchelo ejerce una voz decisiva que va ordenando al resto de los sonidos.

También puedes disfrutar del concierto en el entorno virtual de Casa del Lago AQUÍ

_Taller: Mutant Voices LaborOratorio Online, por Sarmen Almond

La clase magistral de Almond se desenvolvió entre seminario y potentes intervenciones de su voz como intérprete de conceptos, sensaciones y elaboraciones estéticas. Compartió el camino para encontrar su voz propia, o más precisamente, sus “voces”. En su arte, la voz es un poderoso instrumento técnico que transmite emociones usando el cuerpo físico como habilitador. Pudimos ser testigos de cómo su “voz pensante” muta adoptando formas sonoras que responden a lo inesperado del momento presente.

Almond refiere a autores que trascendieron tradiciones ya incorporados a la academia como el bel canto para explorar las cualidades psicosomáticas y culturales de la voz humana. Entre sus influencias menciona al profesor de canto Alfred Wolfsohn, que padecía alucinaciones auditivas (escuchaba soldados gritando como resultado de su trauma de posguerra) y se trató a sí mismo con psicoanálisis y la exploración de su propia voz. También buscó reproducir con un piano los sonidos que estaba escuchando y luego comenzó a enseñar la técnica vocal como proceso terapéutico. Su alumno más conocido, Roy Hart, desarrolló un método para la experimentación teatral con la voz, de tal forma que uno pudiera cruzar las convenciones sin lastimarse. 

Sarmen Almond durante su concierto para FemLab_01

Almond también menciona los legados de Jerzy Grotowski, Laurie Anderson, Meredith Monk, Demetrio Stratos, Peter Maxwell Davis, Luciano Berio, Cathy Berberian, John Cage, Trevor Wishart, Phil Minton, Fátima Miranda y la obra “Pierrot Lunaire” de Arnold Schoenberg.

Sarmen afirma que su prioridad antes que cantar o producir es tener algo claro e interesante para exteriorizar, y su voz crea escenarios imaginarios junto con efectos como reverberaciones “reverb” y retrasos “delay” aplicados a través de un pedal TC Helicon, un controlador Korg y procesamiento de sonido en los DAWs Max MSP y Reason Propellerhead.

_Taller: Repensando los instrumentos acústicos en la producción de música electrónica, por Martina Bertoni.

Navegar los límites de lo posible, a menudo traspasar las fronteras para encontrar nuevas formas de escapar al confinamiento. Descubrir al ruido como el arma más poderosa: un elemento sorpresa. Bertoni es una artista que vive la interpretación o la escucha en directo como un momento espiritual compartido. 

Su relato de desvinculación y resignificación de tradiciones que liberó su práctica musical nos refirió a las conservadoras formas académicas de tocar el violonchelo, a las antiguas estructuras folclóricas, a las prácticas de improvisación del jazz, a las propuestas conceptuales de Dada y Fluxus (especialmente John Cage y las colaboraciones entre Charlotte Moorman y Nam June Paik). 

Martina Bertoni durante su concierto en FemLab_01

Entre sus influencias mencionó el disco “World of Echo” de Arthur Russell, al violinista y compositor Alexander Bălănescu, al violonchelista Erick Friedlander y a la banda de electrónica industrial Einstürzende Neubauten por su uso del ruido como elemento musical.

Bertoni aprendió a producir observando al personal de los estudios que solía visitar cuando era contratada como chelista de sesión, e incorporando las herramientas electrónicas a su quehacer musical logró romper las prácticas aprendidas y tocar con el carácter emocional del violonchelo como instrumentista en bandas de rock y otros experimentos.

Sus herramientas de procesamiento favoritas al crear sonidos incluyen reverberaciones “reverb”, retardos “delay”, trémolos, sintetizadores granulares y estiramiento de tiempo, mientras que deja loops solo para presentaciones en vivo.

_Panel: Corporalidad e intercambios sensibles vía encuentros telemáticos, panel con Sarmen Almond, Martina Bertoni y Lena Ortega como moderadora

Con referencia al confinamiento y la suspensión de encuentros colectivos, de conciertos y clases, el intercambio de la moderadora Lena Ortega con las artistas comisionadas buscó exponer las formas ser de la corporeidad en los procesos creativos, así como repasar los desafíos presentados por los medios telemáticos como interfaces para la interacción a distancia. Expandir el cuerpo orgánico a través de la tecnología y apuntar hacia la empatía y la conformación de comunidades sostenibles a través de las artes, fueron dos de las líneas de pensamiento en esta conversación.

_None, por Sarmen Almond y Martina Bertoni

Una exploración conjunta producida a distancia, un diálogo entre instrumentos de cuerdas y atmósferas sonoras que cobijan a los pulsos orgánicos con los que las artistas nos invitan a conectar con sentimientos de nostalgia y anhelo. La entrega de Sarmen Almond y Martina Bertoni fluctúa con maestría entre la sutileza y la fuerza de ambas intérpretes.


_FemLab_02

La mexicana Leslie García, alias Microhm (Mx) y la española Susana Hernández conocida como Ylia (Es) fueron las dos mujeres que protagonizaron la segunda edición de FemLab. Estas dos productoras de música electrónica comparten una pasión por la pista de baile y por crear atmósferas de drone y noise. Microhm e Ylia comparten como primera aproximación a la música electrónica hacer mezclas como djs  y ser personas autodidactas. Al respecto de esta primera aproximación a la música electrónica, Microhm comentó: “cuando no puedes producir se trata de la música que escuchas y como la ensamblas”. Para Ylia hay un arte detrás de tocar la música que no es la tuya propia: “poder llevar a la gente en un trance creativo”. En el camino como productoras las dos permitieron que su voz tomara el tiempo necesario para formarse. 

_Concierto: Microhm

Microhm realizó un set con máquinas acompañado de visuales generativos. Para ello, utilizó un ensamble de sintetizadores semi modulares y efectos para construir una pieza con elementos ambient, drone y noise. Las voces de este ensamble fueron mapeadas a un software programado en Touchdesigner con la colaboración de Felipe Rebolledo a través de un formato multicanal de sonido.

_Concierto: Ylia

Ylia nos acercó una de sus facetas más experimentales con la intención de fomentar la escucha atenta. Una línea ambient/drone con atmósferas contundentes condujo su directo apoyado en algún que otro ritmo. Para esta ocasión, trabajó con numerosos materiales partiendo de un fondo compuesto previamente, sobre el que erige un setup apoyado en sintetizadores y pedales de efectos entre otros. En su performance, presentó propuestas inéditas además de producciones editadas de su último álbum. Algunas herramientas de hardware y software que utilizó en su concierto fueron: Computadora, sintetizador monofónico modular Rompler Roland JV 2080, Nord Rack 2x, cadena de pedales: Delay y Reverb , Organelle e Interfaz de audio RME así como Ableton Live.

También puedes disfrutar del concierto en el entorno virtual de Casa del Lago AQUÍ

_Entrevista extendida: Microhm

Leslie García inició en el ámbito de la electrónica como DJ, bebiendo de la música electrónica de Tijuana, por ello su primera aproximación a la música electrónica no fue desde la producción sino desde la música que escuchaba y sus posibilidades de ensamblaje. Su primer disco llamado Mix & Match lo sacó con AUDIO.FEM, un proyecto de mezcla sonora experimental que impulsó en 2005 junto con Carmen González. En Tijuana mantuvo relación con Rafa Saveedra, Ejival y Ford Proco. Escuchaba música de la “movida madrileña” así como el ambient de  Lawrence English o la música de  Kraftwerk. Early gurus of electronic music fue un compilado importante para ella en esos tiempos. Otros sonidos que encontraron camino a sus oídos fueron: John Theremin, Oskar Sala y Pauline Oliveros. Empezó a hacer remixes de música que venían de ese punto.

Mircrohm se convirtió en una productora desde casa. Trabajó con Digital Station en Super Collider. Antes de su incursión en la escena de la música electrónica estuvo trabajando en arte, ciencia y tecnología., así como en activismo tecnológico. Podemos conocer algo de este trabajo con lo que ha realizado dentro del colectivo nómada multiespecie, Interspecifics y Astrovandalistas. La incursión en la música electrónica fue para Leslie García pasar de lo lógico y mental a algo más natural.

Algo que Microhm resaltó un par de veces en su charla fue la importancia de tener la paciencia para construir una voz propia. Dentro de las líneas que explora, su reto es construir un tipo de música atemporal, en busca de una experiencia sonora que rehúye el encasillamiento en géneros.  

Microhm en directo, imagen cortesía de la artista. 

 La artista mexicana proporcionó algunos consejos para artistas amateurs o personas que quieran iniciarse en el mundo de la música electrónica. Entre otras cosas, resaltó la importancia de la escucha activa, consciente y total, como eje principal de la comprensión del entorno. Para ello considera importante ejercitarla para tener una consciencia de todo lo que ocupa tu espacio sensorial y corporal. Además, también mencionó su interés por la psicoacústica y el devenir del cuerpo.

Como recomendación para iniciar en este mundo, Leslie propone el software Traktor para familiarizarse con la mezcla. Por otra parte, para arrancar en el proceso de composición recomendó PureData, herramienta relevante y actualizada con muchos tutoriales que hacen de ella un lugar para empezar a comprender por ejemplo, la síntesis granular.  Para acercarse al uso y funcionamiento de un sintetizador modular aconsejó realizar un acercamiento a VCV Rack. En relación al machine learning propuso Runway, como un software sencillo de utilizar ya que cuenta con modelos predeterminados. Además también habló de otro modelo que se llama Wekinator con una curva de aprendizaje baja y muy favorable para empezar a trabajar sin necesidad de tener muchos conocimientos de programación.  

De cara al futuro está componiendo el disco que le gustaría bailar cuando acabe la pandemia. 

 _Entrevista_Ylia

 Los intereses sonoros y conceptuales de Susana Hernández tienen que ver más con generar una sensación que con buscar una etiqueta. Comentó su preferencia por los sonidos con texturas rugosas y aristas en donde poder habitar. Los ritmos rotos también forman parte de su sonidos. Ylia navega por dos vertientes: la primera con una dirección que va más hacia el club con un bmp concreto y estructuras que permiten el baile y el ensamblaje con otras piezas. La segunda, una vertiente más experimental relacionada con la música ambiental. En su setup para actos en vivo, Ylia equilibra herramientas digitales con análogas. La computadora es el centro de procesamiento de datos: una especie de mixer. Desde allí tira pistas de audio y líneas midi que luego son tocadas por sintetizadores externos. Allí es posible tocar botones y mover knobs. Utiliza un teclado así como también secuenciadores desde Ableton. Alterna las frecuencias para tocar encima y utiliza un micrófono para procesar su propia voz con pedales. Es parte de su setup el Granular Convolver de Red Bull Music Academy que es una especie de sampler que puede procesar la señal. A este le conecta un micrófono de contacto para reforzar la parte táctil del setup.

 Ylia también produce música para teatro y ha acompañado actos en vivo. En esta otra faceta colabora con Niño de Elche y Raúl Cantizano en el flamenco. Allí es necesario hacer un setup totalmente diferente y acercarse a estos temas de una forma práctica. 

 Como influencia comentó que sus referencias son las que tiene más cerca y con las que puede colaborar como Ana Ramírez (aka Jade Tansa) y Troya Modet.

Ylia, imagen cortesía de la artista.

Ylia también colabora con compañías de danza. Recientemente acaba de terminar un par de colaboraciones. Una de ellas con Kor’sia, compañía de danza de Madrid,  en la pieza clásica: Giselle. También ha trabajado con Greta García y su madre Ana en la obra sevillana: Mi madre muerta. Actualmente trabaja con: El llegar hasta la Luna, teatro documental, con un equipo femenino. Participará en La Casa Encendida de Madrid en el marco del festival: En Pausa, un festival con un marcado carácter de escucha profunda.

Sobre la perspectiva de género, para Ylia hacen falta más mujeres en puestos de dirección y gestión, lo cual ha implicado que ha pasado por momentos solitarios a lo largo de su carrera. Como consejo para las mujeres que quisieran incursionar en este ámbito mencionó la importancia de tener paciencia y conciencia de que este arte, como otros, necesita de mucho trabajo. Recalcó la importancia de encontrar a gente afín que se encuentre ya desde ese mundo para poder colaborar.

Al respecto de la pandemia comenta que los mayores retos estarán en encontrar otras formas de hacer y todo lo que tiene que ver con la salud mental.

 _Panel: Música electrónica y autogestión, panel con Microhm, Ylia y Rocío Aranda como moderadora

En esta conversación se tocaron temas relacionados con las diversas facetas del trabajo de ambas artistas. Tanto Leslie García como Susana Hernández participan de proyectos de gestión como los sellos de música electrónica que han fundado, así como de la difusión de proyectos a través de programas de radio, encuentros académicos y otro tipo de estructuras. A lo largo del panel se pudo ver cómo las redes y las comunidades son vías efectivas en la lucha del género por conseguir visibilidad, espacios seguros y apoyo mutuo.