Toni Catany. Cuando ir era volver.


Fecha

Del 10 de octubre al 9 de diciembre de 2018

Toni Catany. Cuando ir era volver.

Fotografío para traducir mis emociones, mis sentimientos

y las reacciones de mi sensibilidad en imágenes.

Toni Catany

 

Toni Catany (Llucmajor, Mallorca, 1942 — Barcelona, 2013) es, sin lugar a dudas, una figura de referencia en el mundo de la fotografía contemporánea, gracias a una obra atemporal de vocación pictórica en la que predominan los temas clásicos, como la naturaleza muerta, el retrato, el desnudo o el paisaje, fotografiados con una sensibilidad y una estética muy personales.

La exposición «Toni Catany. Cuando ir era volver», pese a tener un evidente carácter retrospectivo, se propone revelar a un Catany diferente de como lo conocemos y del recuerdo que se suele tener de su labor.

A menudo etiquetada como «clásica», «tradicional», «neopictoricista», incluso «nostálgica», la obra de Catany responde a veces poco o mucho a estos epítetos, pero sería simplista limitarse a estos pocos calificativos. Se revela lo mismo tan audaz, anclada en su tiempo, sembrada de sorpresas. Moderna.

La vida y la obra de Toni Catany se podrían definir quizá como una incesante sucesión de idas y venidas, entre Llucmajor y Barcelona, entre el Mediterráneo y el resto del mundo, entre el interior y el exterior, entre los proyectos y los recuerdos, entre los procesos fotográficos del pasado y las tecnologías actuales. Podría verse también como un catálogo de todo lo que constituye el universo catanyiano: los objetos, valiosos o no, reunidos durante años, traídos de todas partes, mostrados sin decoro en su piso de Barcelona, atestiguan con su presencia la importancia que su propietario les otorgaba, simplemente porque, en conjunto, nos hablan de su vida. Y evocan, también todos ellos, sus idas y venidas. El estudio reunía la memoria del mundo, del mismo modo que, con sus viajes, Toni Catany convertía el mundo exterior en una extensión de su estudio.

Todo acaba siendo cuestión de idas y venidas, de vaivenes, de entradas y salidas, de aquí y de allá. Estos movimientos incesantes e inextricablemente unidos se alimentan mutuamente en una búsqueda apasionada: glorificar la belleza y la armonía, hacer emerger el arte de lo cotidiano, crear vínculos, construir puentes, encontrar semejanzas a veces inverosímiles. Y encontrarse uno mismo. Y mostrarse. A través de sus fotografías, Toni Catany no ha hablado nunca de otra cosa que de sí mismo. He ahí la cohesión, la coherencia entre estos miles de imágenes que recorren medio siglo.

Estuviera donde estuviera, hiciera lo que hiciera, Toni Catany buscaba siempre las mismas cosas, sin renunciar jamás a sus impulsos, sus pasiones, sus obsesiones.

Toni Catany (Es)

Autodidacta. Vive y trabaja en Barcelona desde 1960 hasta su fallecimiento. Desde su primera exposición, en 1965, realiza más de un centenar de muestras individuales en todo el mundo. Demuestra siempre, además, un particular interés en ver reunida su obra en diversos libros, con los que obtiene sucesivos galardones: Natures mortes(1987), premio al mejor libro fotográfico en la edición de la Primavera Fotográfica de Barcelona de 1988; La meva Mediterrània (1991), premio del Libro en los Rencontres Internationales de la Photographie de Arles y galardonado por la Generalitat de Catalunya como mejor libro ilustrado del año;Somniar déus(1993); Obscura memòria(1994); Fotografies(1997), premio de los Editores Europeos y premio del Libro Catalán otorgado por la Generalitat de Catalunya; Venessia(2006); Visions del Tirant lo Blanc(2007), Altars profans(2013) y, póstumamente, Toni Catany. Ceràmiques de Miquel Barceló(2015).

En 2000 el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) presenta una antología de su obra: «Toni Catany, el artista en su paraíso».

En 1991, el Ministerio de Cultura francés lo nombra Chevalier de l’Ordre des Arts et des Lettres. En 2001 la Generalitat de Catalunya le otorga el Premi Nacional d’Arts Plàstiques, y el Ministerio de Cultura, el Premio Nacional de Fotografía. En 2003 recibe el Premi Ramon Llull de les Arts, que le otorga el Gobierno de las Islas Baleares, y en 2015 es declarado Hijo Ilustre de la ciudad de Llucmajor.

En torno a 2005 se inicia el proceso para la materialización del que, en los últimos años de su vida, será el gran proyecto del artista, su voluntad: la creación de la Fundación Toni Catany, en Llucmajor. Mientras trabaja con sus colaboradores en la futura Fundación, sigue manifestándose como un creador incansable.

Curaduría:

AlainD’Hooghe (Be)

Después de haber publicado la revista Clichésdesde 1983 hasta 1990, de enseñar historia de la fotografía y organizar numerosas exposiciones acompañadas de libros o catálogos, desde 2004 dirige la Box Galerie (Bruselas), donde representa el Trabajo de una trentena de fotógrafos.

Su amistad con Toni Catany se remonta a julio de 1984. Desde el año 2014 es vicepresidente de la Fundació que lleva el nombre del fotógrafo.

Antoni Garau (Es)

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona (1987), trabaja desde 1991 en el ámbito de la difusión y la comunicación del patrimonio cultural, especialmente en la realización de proyectos museológicos y museográficos y en la conceptualización, el diseño y el comisariado de exposiciones para las más importantes Instituciones culturales del país. Ha impartido cursos de museología y gestión del patrimonio y colabora desde el año 1997 con la Universidad de Barcelona, y desde 2008 también con la Universidad Internacional de Cataluña, en varios Masters sobre estos temas.

Designado por Toni Catany como albacea de su legado artístico, dirige desde el año 2014 la Fundación Toni Catany.

Organizamos con:

Fundació Toni Catany, Fundació Catalunya La Pedrera

Colaboramos con:

Institut Ramon Llull, Gobierno de Cataluña, Gobierno de las Islas Baleares, Ayuntamiento de Barcelona. Patrocina: RIU Hotels & Resorts