Dionisio González


Fecha

Del martes 5 de diciembre del 2017 al domingo 11 de febrero del 2018.

Dionisio González

La fascinación por la arquitectura es una constante en la obra de Dio­nisio González. Sus fotografías nos muestran una arquitectura intervenida con un fin positivo, social, a veces alegórico. Todos son lugares en los que los conceptos de creación y destrucción, ruina y habitabilidad entablan un diálogo continuo. Sus investigaciones le han llevado a lugares remotos para mostrarnos cómo los difíciles hábitats creados por el hombre pudieran evolucionar (y mejorar) antes del caos final.

 

En la serie fotográfica Dauphin Island, realizada por el artista e inspirada en la isla del mismo nombre, proyecta una arqui­tectura habitable que aspira a comprender el lugar que la genera para fusionarse con él. Auténticos fortines futuristas de metal y hormigón, inspirados por las tragedias y los desastres naturales ocurridos allí, en una pequeña barrera de arena de 16 km2 en la que apenas viven 1.200 personases y que se sitúa frente a la costa de Alabama, en el Golfo de México. En el caso de Dauphin Island, una isla que sufre el constante azote de huracanes, el artista quedó impresionado por la energía de sus habi­tantes para recuperar lo que cíclicamente es destruido por la naturale­za. Dionisio reflexiona sobre la aceptación de la adversidad y el vínculo que se establece entre la construcción y destrucción, lo que ha gene­rado, según él, estructuras constructivas para la resignación ante lo considerado inevitable.

La paradisíaca Bahía de Halong (Vietnam) donde la forma de vida se asienta sobre barcas flotantes, circunstancia que condiciona incluso los biorritmos de sus ocupantes, ha sido escenario de otra de las series de Dionisio González, titulada con el mismo nombre, Halong. Este hermoso ecosistema natural declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994, ve actualmente amenazado su frágil equilibrio debido a las nuevas regulaciones de la industria pesquera, el cambio climático y sobre todo los grupos de turistas que acuden en masa a visitarlo, una coyuntura contradictoria que al mismo tiempo que se convierte en un acicate económico para la región, provoca una alteración irreversible que puede acarrear su desaparición. De nuevo el artista se ocupa aquí de arquitecturas orgánicas respetuosas con el medio, formas de subsistencia en peligro de extinción que se enfrentan a las tipologías pautadas que tratan de imponernos desde la globalización.

En la serie Inter-Acciones, el artista retrata recreaciones ficticias de construcciones injertadas al entorno que se nos presentan como imágenes en blanco y negro de misteriosas casas aisladas situadas en hábitats dispares. Cada una de estas edificaciones posee personalidad propia y establece un relación extraña con el medio que la acoge. Ante ellas, da la sensación de que nos encontramos en un futuro indeterminado contemplando viviendas abandonadas, como si hubiese acontecido una catástrofe silenciosa y observáramos con extraña curiosidad unos habitáculos inesperados que acabamos de descubrir.

 

El argumento principal gira en torno a la arquitectura y se sustenta en la profunda reflexión que plantea el autor sobre los modos de habitar contemporáneos, una investigación en torno a las formas de vivir en el siglo XXI y las relaciones que establece el hombre con el medio. Paradójicamente, estas moradas generadas a partir de imágenes tomadas in situ por el propio artista, marcan pautas para maximizar el espacio y los bienes disponibles, aunque sólo sea de un modo ficcional. No son simples fotografías retocadas, sino proyectos viables de residencia y alojamiento que examinan los recursos cercanos, escuchan el pálpito geográfico y resuelven las necesidades de sus moradores.

Hay una actitud, una intención por parte del artista de ofrecer respues­tas a los problemas del mundo, no limitándose a interpretarlos o sim­plemente a evidenciar su existencia. Esta actitud de Dionisio González lo sitúa en un plano que supera lo real y se sitúa en una posición más trascendental y, al tiempo, adopta un papel próximo al del urbanista, el ingeniero y el arquitecto: el de un creador que rediseña el orden esta­blecido cambiando el statu quo.

 

Dionisio González (Es)

Artista multidisciplinar y fotógrafo asturiano que vive y trabaja en Sevilla. En sus obras fotográficas encontramos una mezcla entre arquitectura, diseño y arte. Es doctor en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla. Su formación se completa con cursos de fotografía, infografía, multimedia y cine en la Escola de Artes Avanzadas de Lisboa (Portugal), el College of Art de la Univeridad Heriot Watt de Edimburgo (Escocia) y el Camberwell College of Art de Londres (Inglaterra). Es Profesor Titular de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla.

Ha recibido en la última década importantes reconocimientos, destacando entre ellos el Mecenazgo de Arte de la Fundación Maria Cristina Masaveu Peterson (Asturias), el Premio Pilar Juncosa y Sotheby´s de la Fundació Pilar i Joan Miró (Mallorca) o en este mismo año el European Month of Fotography Arendt Award (Luxemburgo). Asimismo, su obra se ha incluido en destacadas publicaciones internacionales, la última un monográfico dedicado a fotógrafos que trabajan con la arquitectura Shooting Space: Architecture and Photography realizado por la editorial Phaidon (Austria).2014.

Su obra se ha expuesto en infinidad de países por todo el mundo, con especial profusión en Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia y Corea del Sur y en destacadas colecciones internacionales de arte contemporáneo como: Centre Georges-Pompidou de París (Francia), Colección ING (Ámsterdam, Holanda), Museum of Contemporary Photography (Chicago, E.E.UU.), Williams College Museum of Art de Williamstown (Massachusett, EE.UU.), The Margolies Collection (Miami, EE.UU.), Caldic Collection (Róterdam, Holanda), Neuflize Vie (París, Francia), Song Eun Art Foundation (Seúl, Corea del Sur), The Busan Museum of Art (Busan, Corea del Sur), Universidad de California (EE.UU.), Rubel Collection (Beverly Hills, EE.UU.), Tom Fenner Collection (Düsseldorf, Alemania) o BES Art (Lisboa, Portugal). En España también forma parte de importantes fondos artísticos, tanto públicos como privados, entro otros: MNCARS (Madrid), Artium (Álava), CAAC (Sevilla), MACUF (La Coruña) Fundación Coca-Cola Juan Manuel Sáinz de Vicuña, Fundación Centro Ordóñez Falcón (San Sebastián), DA2 (Salamanca), IVAM (Valencia) Colección Purificación García, CAB (Burgos), Museo Patio Herreriano (Valladolid), Fundacion AENA (Madrid), Universidad de Salamanca o Colección DKV.

Colaboramos con:

Galería Yusto / Giner